miércoles, 29 de octubre de 2008

historia


El bombillo, no cabe duda, fue una "brillante" idea. Pero como casi todos los inventos del hombre, surgió como una mezcla de casualidad, suerte, curiosidad y mucha inventiva.

El padre de esta lámpara incandescente fue el inventor norteamericano Thomas Alva Edison. En nuestro número pasado, ya reseñamos brevemente la biografía de este científico. Repasando un poco, recordamos que Edison fue el primer inventor "en serie".

Él patentó más de mil invenciones y edificó la primera fábrica de inventos. Se trataba de un edificio creado especialmente para "inventar inventos" y ponerlos a funcionar. De todos los que realizó, Edison estaba particularmente orgulloso del fonógrafo o "máquina de voz".

Sin embargo, otra de sus máximas creaciones, no nació en esta "fábrica de inventos". Según se relata en varios libros (como The Wyoming Lynching of Catlle Kate, escrito por George Hufsmith) parece que Edison llegó a la luz del bombillo pescando... Sí señor, sentado a la orilla de un río con una caña de pescar.

Todo comenzó en julio de 1878, cuando Edison fue incluido en el grupo de personalidades que viajó a la población de Wyoming, Estados Unidos, para ver un eclipse solar. Finalizado el evento astronómico, el inquieto científico se fue de pesca a un hermoso remanso llamado Lago Battle, en las montañas de la Sierra Madre.

Según esta historia, a Edison se le rompió el bambú de pesca. Sin embargo, lo guardó y horas más tarde aún lo tenía en el campamento. Allí lo puso a arder en la fogata y notó que la fibra del bambú demoraba muchísimo tiempo encendida, sin consumirse.

Este evento supuestamente inspiró a Edison a buscar la manera de hacer que un filamento "ardiera" o se "encendiera" por mucho tiempo sin apagarse. Esto de encontrar la fórmula de "una luz que nunca se apague", dio paso entonces a los experimentos a través de los cuales, el incansable inventor y su equipo de colaboradores llegaron hasta el bombillo que hoy conocemos... ¡Y todo gracias a un mal día de pesca!

Como moraleja, esta anécdota de Edison sirve para confirmar que incluso los "malos momentos" de la vida, esos en donde las cosas no salen como uno quisiera, pueden servir para generar "ideas brillantes". Si aplicas esta manera de pensar, seguramente a ti también un día se te "prenderá el bombillo".

En realidad los bombillos no se "prenden", se encienden. Sin embargo es muy usual decir "préndelo". ¿Sabes por qué? Se debe a una interpretación al pie de la letra del idioma castellano. Cuando los bombillos de Edison nacieron, hace ya muchos años, se usaban siempre colgados del techo (o sea asidos, agarrados, aferrados al techo) Es decir, estaban prendidos del techo. De allí, devino el término de "prendido" para identificar al bombillo cuando está "encendido".

Ahora, ya sabes que el bombillo puede estar "prendido" o colgado de alguna parte aunque esté encendido o apagado. Dicho de otra manera: prendido es, en Latinoamérica, sinónimo de colgado y originalmente nada tenía que ver con encendido y menos aún con apagado.

En España y en el resto de nuestros países se sigue usando la palabra prendido para significar que algo está adherido o pegado: así decimos que una planta o árbol "prende", cuando retoña o crece sanamente. Una lumbre "prende" cuando cobra fuerza en los maderos de una hoguera o chimenea.

Electromagnetismo: Surge de la unión de electricidad y magnetismo. Se llama así al conjunto de fenómenos magnéticos que son inducidos por electricidad o por la acción mutua de corriente e imanes. Esta unión de electricidad y magnetismo sirve como base a muchos motores y máquinas.

Casi todos los artefactos que usamos a diario poseen componentes electromagnéticos. El electromagnetismo ha sido siempre esencial para desarrollar las aplicaciones de la electricidad. Gracias a él los científicos han logrado "manejar" a la energía eléctrica, debido a la utilización de la atracción magnética de las partículas atómicas (sobre todo del electrón o carga negativa).

Electromotor: Produce o desarrolla electricidad. Es toda máquina que transforma en efectos mecánicos las acciones que ocurren entre corrientes o entre imanes y corrientes. A los artefactos electromotores, se les llama también electromotrices.